¿Extrañas los fuegos artificiales que llenaban la habitación en los primeros encuentros con tu pareja? Si bien este es un problema que casi todas las relaciones enfrentan en algún punto, también es cierto que el erotismo no tiene por qué tener fecha de caducidad.
Salud y vida en casa

¿Por qué se apaga la pasión en la pareja? ¿Cómo lo soluciono?

¿Extrañas los fuegos artificiales que llenaban la habitación en los primeros encuentros con tu pareja? Si bien este es un problema que casi todas las relaciones enfrentan en algún punto, también es cierto que el erotismo no tiene por qué tener fecha de caducidad.
por
Zen to Go
12.5.20

¿Extrañas los fuegos artificiales que llenaban la habitación en los primeros encuentros con tu pareja? Si bien este es un problema que casi todas las relaciones enfrentan en algún punto, también es cierto que el erotismo no tiene por qué tener fecha de caducidad.

¿Extrañas los fuegos artificiales que llenaban la habitación en los primeros encuentros con tu pareja? ¿han perdido gran parte del entusiasmo por el sexo y no entiendes por qué? ¿sigue habiendo amor pero la “chispa” ya no provoca un incendio?

Si bien este es un problema que casi todas las relaciones enfrentan en algún punto, también es cierto que el erotismo no tiene por qué tener fecha de caducidad, y, por salud física, mental y emocional, nadie debería resignarse a una vida sexual mediocre. 

Es perfectamente posible reencender la llama de la pasión, pero para ello hay que dejar de ver al sexo como algo que solo puede ocurrir satisfactoriamente de manera espontánea e ideal, para comenzar a interpretarlo como una más de las áreas importantes de la relación que podemos cultivar y mejorar con diligencia, constancia y práctica. 


¿Por qué se apaga la pasión en una pareja?

En su Best Seller Inteligencia erótica, la psicóloga de la sexualidad Esther Perel afirma que todas las relaciones cambian y evolucionan a lo largo del tiempo, y esto incluye los sentimientos, el tipo de comunicación, el nivel de confianza y, por supuesto, la vida íntima. 

Aunque hay muchas parejas que logran mantener el interés erótico mutuo y el goce del cuerpo y el sexo como parte de su convivencia cotidiana, también ellas estarán de acuerdo con que los encuentros no tienen la misma intensidad pasional que al principio de la relación, y esto es parte de la maduración sana y normal del deseo sexual.

Esto se debe a que a medida que avanza la convivencia con una misma pareja, la química hormonal en la parte de nuestro cerebro que dirige las relaciones amorosas también va cambiando. Dicho de otro modo, pasamos de la emoción de lo nuevo a la seguridad de lo conocido.

En la primera etapa, todo se siente con mucha más intensidad, y no solo el placer sexual, también la inseguridad, los celos y los enojos. En la segunda, progresivamente todo se vuelve más manejable, pero al mismo tiempo comenzamos a extrañar esas noches que nos hacían sentir más vivos, conectados y excitados que nunca.

Cuando todo lo demás en la relación funciona adecuadamente y hay buena comunicación, la pareja encuentra maneras de seguir disfrutando al máximo de una vida íntima, porque no dependen exclusivamente del cóctel hormonal del deseo para seguir vinculándose y dejar volar las fantasías. Pero si, además de la disminución natural del impulso sexual debemos enfrentar dificultades adicionales que disminuyen nuestra creatividad, energía y disposición, entonces el goce erótico comienza a convertirse en un bonito (y frustrante) recuerdo que parece imposible de recuperar. 


Factores externos que afectan el deseo en la pareja

  • Estrés: Cuando estamos estresados por dificultades en el trabajo, financieras o familiares, el cuerpo libera una serie de hormonas que son antagonistas directas del deseo. 
  • Falta de comunicación: Con frecuencia nos da vergüenza expresarle a nuestra pareja lo que queremos en la cama. A veces, ni siquiera lo tenemos claro porque la falta de comunicación es con uno mismo. 
  • Falta de tiempo de calidad: El trabajo, los hijos y las responsabilidades pueden provocar que la pareja no cuente con suficientes espacios de intimidad, tranquilidad y calma.
  • Rutina: La rutina es uno de los peores enemigos del deseo sexual porque hace que demos todo por sentado con nuestra pareja y elimina dos factores fundamentales en una vida erótica sana: la curiosidad y el asombro. 

¿Qué hacer cuando la pasión se apaga?

Como te mencionamos al principio, el hecho de que haya muchas razones por las cuales va disminuyendo la intensidad de la vida sexual, no significa en absoluto que no sea posible recuperar el deseo. Pero no se trata solo de buena voluntad y de “mentalizarse”. Hay que atacar el problema de raíz. 


1.- Recuperar una relación positiva con el cuerpo 

No podemos esperar que alguien provea de placer y cuidado a nuestro cuerpo si no podemos hacerlo nosotros mismos. Muchas veces los conflictos en la cama son consecuencia directa de conflictos con nuestra autoimagen o de una desconexión con nuestras necesidades elementales. 

Antes de comenzar a resolver el problema en pareja, es básico realizar un análisis introspectivo que nos permita escucharnos a nosotros mismos; reconectar con nuestros cinco sentidos y con nuestro derecho fundamental al placer. Esto, por supuesto, incluye consentirnos más y no tener miedo de autoexplorarnos física, mental y emocionalmente, pero también invertir más tiempo y disciplina cuidando nuestro cuerpo con la alimentación, los buenos hábitos y el ejercicio.


2.- Dejar volar las fantasías sin miedo 

Todos pensamos en sexo. Todos tenemos fantasías que a veces nos “asustan”. Todos lidiamos constantemente con el miedo a ser juzgados si todo el mundo se entera de lo que verdaderamente quisiéramos explorar en la cama. Pero la pareja no es “todo el mundo”. Si no podemos confiarle nuestras fantasías a ella, entonces ¿a quién?

Nuestro ser sexual es un ser muy vulnerable al rechazo y que casi nunca se corresponde con nuestro “ser sexual ideal”, pero la solución no es eliminar esta vulnerabilidad haciendo como que no tenemos necesidades eróticas, sino abrazarla y establecer canales de comunicación libres de prejuicios, porque, además ¿quién decreta lo que es o no “ideal”?

Atrevernos a decir lo que queremos, permitirnos hablar de sexo a menudo y alentar en complicidad en lugar de censurar a nuestra pareja cuando comienza a expresar su sexualidad son tres buenas maneras de comenzar a utiliza las fantasías a nuestro favor y no en cuentra contra. 


3.- Proteger los espacios de la intimidad

La famosa especialista en relaciones sexo afectivas Esther Perel, sostiene que el sexo no es algo “que se hace”, sino un “lugar al que entramos”. Como tal, no podemos esperar que la sexualidad fluya si todo el tiempo hay elementos que nos impidan entrar a ese lugar de intimidad. Así como le damos prioridad al trabajo, al cuidado de los hijos y a la convivencia familiar, los espacios de intimidad exclusivos de la pareja deben ser parte importante de nuestra rutina.


4.- Explorar cosas nuevas

Hellen Fisher, otra eminente teórica de las relaciones románticas, indica que los vínculos eróticos se fortalecen cuando dos personas viven experiencias nuevas en conjunto, porque eso fortalece la complicidad, la conexión y el asombro: tres elementos que detonan poderosamente el deseo sexual.

Por ello, atrevernos a explorar cosas nuevas en equipo, tanto dentro como fuera de la habitación, es un ingrediente que no podemos pasar por alto si queremos volver a ver la pirotecnia en nuestra cama. 

Tampoco es necesario irse de safari al África ¿Por qué no empezar haciendo algo diferente este fin de semana? ¿qué tal un relajante masaje a domicilio con Zen to Go para romper la rutina?


5.- Fomentar la admiración mutua

Un estudio reveló que las personas nunca se sienten tan atraídas por su pareja como cuando la están observando hacer algo que domina bien. Por ejemplo, si mi pareja es un chef profesional, mirarla mientras cocina con confianza y talento, muy probablemente me haga sentir una gran atracción en el momento. 

La admiración es otro de los catalizadores del deseo. Y para que nuestra pareja nos admire, por fuerza tenemos que partir de un esfuerzo consciente para ser mejores días con día en aquello que amamos y también en la persecución de nuestros objetivos de vida.

Nuevamente, nos damos cuenta de que el autocuidado y una cierta dosis de egoísmo bien enfocado es justamente lo que nos permite cubrir nuestras necesidades esenciales para, entonces sí, poder construir un espacio romántico ideal. 


En Zen to Go nos encanta compartir contigo información relevante que fomenta un equilibrio saludable en todos los aspectos de tu vida. También nos gusta que sepas que tienes al alcance de tu mano todo los beneficios inmediatos de un masaje profesional relajante. Solo o en pareja, regálate hoy esta experiencia de wellness.

síguenos eN
Logo Instagram
Si padeces de dolor muscular, contracturas y rigidez recurrentes, te interesa el masaje de tejido profundo. 

Pero, ¿qué es u
Ahora más que nunca estamos “enchufados” al teléfono constantemente. Hoy apágalo un momento, disfruta de la desconexión: plat
No importa si son 5 minutos o 1 hora. Dedicar un momento para practicar alguna de estas 5 actividades, te hará sentir mejor y
Sí, en un primer momento estás tan relajado que dormirás como un bebé. Pero un masaje también aumenta tu energía ya que ayuda
Cuidar de uno mismo puede hacerse con pequeñas acciones, pequeños momentos.

¿Qué haces tú para cuidarte? Te leemos ;)

#masa
Reserva un tiempo del día para ti, para hacer algo que disfrutes o para no hacer nada 😊
¡Verás cómo cambia tu estado de ánim

Vuélvete fan de los masajes a domicilio

Cuida tu salud emocional. Nuestro SPA a Domicilio está cerca de ti en CDMX, Cancún y Playa del Carmen.
SPA de Masajes a Domicilio por Zen to Go

Lo más reciente en Zen Blog